Eduki publikatzailea

Profesores de Ciencias optan a ampliar su formación en el CERN gracias a Hidraqua y Fundación Aquae

 

Personas viendo elementos tecnológicos

 

Por tercer año consecutivo, Hidraqua y su fundación, Fundación Aquae, impulsan el Programa de Formación de Profesorado, gracias al cual docentes de Ciencias y Tecnología que trabajen en la Comunidad Valenciana en Educación Secundaria y Formación Profesional pueden participar del 23 al 28 de junio en un curso de formación de alto nivel impartido en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) en Ginebra (Suiza). El plazo para inscribirse finaliza el 22 de abril.

 

El objetivo de este programa, que becará a 20 profesores de toda España, es doble: por una parte, facilitar la actualización de los conocimientos teóricos y técnicos de los becados; y, por otra, ofrecerles herramientas para que puedan aplicar este conocimiento en el aula, fomentando así las vocaciones científicas entre sus estudiantes y, como resultado, la elección por parte de estos de carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

El pasado mes de junio, tres profesores valencianos recibieron una de estas becas: Antonio Montalbán Cañadas, del Colegio María Auxiliadora de Elche (Alicante); Diego Navarro Sanz, del Instituto de Educación Secundaria (IES) La Vereda de La Pobla de Vallbona (Valencia); y María Forcada Ortells, del IES Miquel Peris y Segarra, de Castellón de la Plana (Castellón).

«El objetivo de este programa es fortalecer el conocimiento de las ciencias en la Educación Secundaria y la Formación Profesional, ofreciendo a los profesores una magnífica oportunidad para enriquecer sus capacidades con el objetivo de estar en disposición de proporcionar un alto nivel de formación y sensibilización a sus estudiantes en el ámbito STEM. Esta iniciativa también persigue facilitar a los centros educativos españoles el establecimiento de vínculos directos con centros de investigación altamente competitivos como el CERN. Todo ello contribuirá a consolidar acciones encaminadas a incrementar el interés y las vocaciones STEM», explica Mariola Urrea, presidenta del Consejo de Estrategia de Fundación Aquae.

Durante una semana, los participantes del Programa de Formación de Profesorado 2019 asistirán a clases y conferencias, visitarán exposiciones, y participarán en talleres en los que se les presentarán las últimas novedades y descubrimientos realizados en el CERN, el mayor acelerador de partículas del mundo, orientado a la investigación en la física fundamental, la búsqueda del origen y constituyentes últimos de la materia.

En lo que va de siglo, el número de matriculaciones universitarias en disciplinas STEM ha descendido un 25% en Europa y un 40% en España y, sin embargo, la demanda de profesionales con este tipo de carreras en la Unión Europea rondará un 14% en 2020, frente al 3% de la demanda general de profesionales, según el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop).

«Muchas de las actividades que conectan con nuestra cotidianidad, como pueden ser el uso de aplicaciones para comprar; garantizar nuestra movilidad; o la gestión ordinaria de asuntos domésticos a través del Internet de las Cosas, son el resultado de innovaciones abordadas por profesionales STEM. No es extraño imaginar que la demanda de tales perfiles profesionales, lejos de reducirse, se incrementará en los próximos años y obtendrán unas buenas condiciones laborales por resultar estratégicos para la industria y para la sociedad», indica Urrea.

Junto a las clásicas carreras STEM, como Medicina, Informática o Matemáticas, están surgiendo nuevas titulaciones relacionadas con el tratamiento de los datos (Big Data), la realidad virtual y la realidad aumentada, la robótica, el Internet de las Cosas o la Bioinformática, que cada vez demandan más empresas. «Junto a estos perfiles STEM con titulaciones universitarias, también será necesario contar con buenos profesionales no universitarios que se hayan formado en estos campos científicos llamados a desarrollar tareas de control y mantenimiento en aquellos sectores industriales que apuesten por la automatización y la robótica», agrega Mariola Urrea.

Este proyecto es fruto de la colaboración iniciada en 2017 entre la Fundación CERN & Society y Fundación Aquae, la primera institución española en vincularse a la Fundación CERN & Society desde su creación en 2014.

Fundado en 1954, actualmente el CERN está formado por 22 estados miembro y tiene ocho estados asociados, seis observadores y 57 países colaboradores. España se unió a este centro en 1961, desligándose de él ocho años después.  En 1983 nuestro país volvió a convertirse en estado miembro. La investigación del CERN ha enriquecido enormemente el conocimiento humano, con avances que van desde aplicaciones médicas en tratamientos contra el cáncer o diagnóstico por imagen, hasta el desarrollo de la World Wide Web (www) o el hallazgo del Bosón de Higgs, un hito histórico para la Física de Partículas.