Publicador de contenidos

Juan Carlos de Cabo: “La seguridad es la pieza clave en la gestión de Hidraqua y para ello se requiere digitalización, inversión y mejora continua”

Cuando se declaró el estado de alarma en 2020 a consecuencia de la crisis sanitaria, aquellos perfiles que pudieron seguir desarrollando su trabajo desde casa ya disponían de los sistemas y los equipos necesarios para seguir prestando un servicio de calidad. “La realidad es que no fue un reto tecnológico. Llevamos más de veinte años apostando por la ciberseguridad, innovación y la digitalización y esto hizo posible seguir desarrollando nuestro trabajo, atendiendo a nuestros clientes sin interrupción durante los momentos más duros de la pandemia”, apunta Juan Carlos de Cabo, director de Sistemas de Información en Hidraqua.

Graduado en Ingeniería Industrial, de Cabo entró en el grupo empresarial de Hidraqua hace 23 años. Siempre vinculado al área de Sistemas de la Información, ha ocupado diferentes cargos y responsabilidades a lo largo de su trayectoria. “Poco después de entrar en la empresa, los sistemas de información geográfica eran la tecnología incipiente y estuve implantando este tipo de sistemas a nivel nacional e internacional, hasta que en el año 2001 regresé a Alicante donde he ocupado diferentes puestos”. En el año 2014 de Cabo pasó a ser Chieff Information Officer o director de Sistemas de Información en Hidraqua.

“La inversión en ciberseguridad, innovación y digitalización no sirven de nada si no van acompañados de una transformación empresarial a todos los niveles”. Hidraqua ha apostado desde hace años por la evolución y esto le ha llevado a una mejora continua en la experiencia ofrecida al cliente y a que esta experiencia sea cada vez más segura. “La ciberseguridad es la pieza clave para la digitalización de los servicios. Durante esta pandemia hemos visto como la vulnerabilidad de los sistemas ha puesto en peligro la seguridad de la ciudadanía; sin embrago, desde Hidraqua podemos decir que hemos garantizado esta seguridad a todos y cada uno de los clientes, sin excepción”.

En 2020 todos fuimos testigos de cómo los servicios digitales fueron la interfaz entre empresas y clientes. Un proceso que hasta la fecha estaba siendo gradual y que se aceleró de forma exponencial a raíz de la pandemia. “Sin embargo, sólo pudimos llegar a tiempo aquellos que ya contábamos de base con una estrategia robusta, ágil e inteligente; y con un servicio basado en la experiencia, donde resulta indispensable la seguridad, disponibilidad, integridad y confidencialidad de los datos y los sistemas de información que los soportan”.

“Nuestras políticas implementadas en ciberseguridad demuestran que estamos preparados para frenar los ataques que sufrimos a diario. De hecho, cada día el grupo empresarial de Hidraqua recibe y frena multitud de ciberataques”. Y es que durante la pandemia fueron muchos los sistemas que no supieron soportarlos y graves las consecuencias que ello acarreó.


“Por ejemplo, en febrero de este año, los medios de comunicación publicaban el ciberataque sufrido a una planta potabilizadora en EE.UU, con el que consiguieron alterar el agua con un químico corrosivo y venenoso. Pese a que el personal de la planta y los mecanismos de monitoreo detectaron este ataque y pudieron frenarlo, no cabe duda de que se trata de un hecho sumamente grave que hubiera podido poner en riesgo la salud de toda una ciudad”. Sin embargo, no hace falta irse tan lejos para ver como administraciones, organismos públicos y otras empresas del sector han visto caer sus sistemas a consecuencia de esta falta de seguridad y capacidad para enfrentarse a ellos.

“Por todo ello, en Hidraqua disponemos de visión en seguridad integral y tenemos en cuenta los aspectos humanos, legales, sociales, económicos y técnicos de todos los riesgos que pueden afectar al desarrollo de nuestra actividad”.

El concepto de seguridad en el siglo XXI debe ser amplio, dinámico y cubrir todos los ámbitos de la seguridad para proteger los servicios esenciales y las infraestructuras críticas. La respuesta a los riesgos y amenazas precisa de cooperación con enfoque multidisciplinar y acciones conjuntas en ciberseguridad tanto lógica como industrial, así como en seguridad física y continuidad de servicio.

“Dado que en cualquier momento nos pueden atacar, desde Hidraqua hemos trabajado siempre con esta visión. Con el gran número de amenazas emergentes, tanto externas como internas, tenemos preparados y probados los planes de continuidad y resiliencia con los cuales hemos conseguido ser una empresa segura, robusta y preparada para proteger la información, y por tanto a toda la ciudadanía de los municipios en los que prestamos servicio”, concluye de Cabo.