Editor de continguts

La Cátedra Aquae establece cinco tipos de indicadores para medir la economía circular del agua en España

 

Imagen de depuradora

 

La Marjal (Alicante), el primer parque urbano inundable de España, puede almacenar 45.000 m3 de agua de lluvia

 

Nuestro país se sitúa a la cabeza en reutilización de agua en Europa: más del 10% del agua residual tratada se reutiliza, frente al 2,4% de media europea

La Cátedra Aquae de Economía del Agua, impulsada por la UNED y la fundación de Hidraqua, Fundación Aquae, propone cinco clases de indicadores para evaluar el estado actual, la evolución en los últimos años y las posibilidades de mejora de la economía circular en materia de agua en España. El objetivo es contribuir a que nuestra economía sea circular y, por tanto, plenamente sostenible y competitiva para 2030.

La Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), impulsada en 2017 por el Gobierno, establece sucesivos planes de acción con el objetivo de conseguir que la economía circular sea una realidad en nuestro país en 2030. Para evaluar estas acciones, la EEEC ha identificado una serie de indicadores para los distintos ejes de actuación. «Llama la atención el hecho de que para la reutilización del agua en la EEEC solo se haya incluido un indicador (volumen anual de agua reutilizada), algo que puede explicarse, en parte, por la falta de datos disponibles al respecto. Precisamente para contribuir a paliar esta falta de indicadores hemos realizado este trabajo», subraya Amelia Pérez Zabaleta, directora de la Cátedra Aquae.

Este estudio, elaborado en el marco del Grupo de Trabajo Nº12 Agua y Economía Circular del último Congreso Nacional del Medio Ambiente, establece indicadores de captación, que miden si la asignación del agua, según su uso y origen, se realiza de la forma más eficiente posible; indicadores de abastecimiento, incluyendo transporte, tratamiento, almacenaje, distribución y eficiencia de este servicio; indicadores de uso de agua, que analiza la utilización de este recurso por parte de distintos usuarios; indicadores de saneamiento y reutilización, que evalúa la incidencia y eficiencia de estas fases y la inversión en este tipo de infraestructuras;  e indicadores de estado ambiental, que miden el estado cuantitativo-cualitativo de las masas de agua.

Economía circular del agua en la Comunidad Valenciana

Un referente en economía circular del agua en nuestro país es La Marjal (San Juan, Alicante), el primer parque urbano inundable en España. Diseñado y gestionado por Aguas de Alicante, este parque construido en 2015 puede almacenar 45.000 m3 de agua de lluvia, y su principal objetivo es evitar los episodios de inundación cada vez más habituales en las zonas costeras urbanas. «Durante los episodios de fuertes lluvias el agua se almacena en el parque y posteriormente se lleva a la planta depuradora», explica Amelia Navarro, directora de Desarrollo Sostenible de Hidraqua.

Por otro lado, Hidraqua y el Ayuntamiento de Rojales (Alicante) han puesto en marcha hace unos meses un conjunto de actuaciones para minimizar los vertidos al parque natural de las Lagunas de La Mata y Torrevieja, producidos durante los episodios de tormenta en este municipio. Estas obras, que cuentan con un presupuesto de más de cuatro millones de euros, incluyen mejoras en las depuradoras existentes de Lo Pepín I y II, Doña Pepa y la construcción de depósitos anti-tormenta capaces de almacenar y retener el exceso de agua durante las lluvias evitando vertidos.

Asimismo, esta actuación incluye la construcción de 5 lagunas, de más de 5.000 m3 de capacidad, que funcionarán como un humedal y también para almacenar y distribuir el agua regenerada en las depuradoras. Con esta actuación, el agua regenerada tendrá diferentes usos: recreativo y ornamental, con la construcción de las lagunas; y medioambiental, mediante el riego de zonas verdes.

En la provincia de Elche hay otro buen ejemplo de economía circular del agua: el Paraje Natural Municipal de El Clot de Galvany, reconocido por su valor intrínseco como reserva de biodiversidad. Este espacio natural de 360 hectáreas, que en 2013 el Ayuntamiento de Elche y Aigües d’Elx se comprometieron a preservar gracias a un acuerdo de colaboración, se ha convertido en un referente en relación a su gestión hídrica. Entre 2005 y 2007 se crearon las charcas artificiales con agua regenerada, lo que permite mantener el nivel de llenado de las charcas sin recurrir al agua potable.

La captación de agua se reduce en España un 10%

En el estudio elaborado por la Cátedra Aquae, los indicadores de captación muestran que en el periodo 2000-2014, el principal destino del agua captada en España fue la agricultura (70% del total), seguido del agua urbana (17%) y del agua captada directamente por las empresas, utilizando sus instalaciones y equipamientos (13%). Estos datos indican que, del total del agua captada en España, solo el 17% es tratada y potabilizada para su posterior uso; mientras que el 83% restante es captada por los propios usuarios (agrícolas e industriales).

«Este porcentaje representa una evidencia muy positiva en la relación agua-economía circular, ya que esta agua se utiliza habitualmente para usos que no requieren una elevada calidad, evitando así tratamientos del agua innecesarios y pudiendo reservar las aguas de mayor calidad para aquellos usos que así lo requieran. Además, dado que en estos casos el punto de uso y de captación suelen estar muy próximos, se evitan importantes costes de transporte, que habitualmente suponen un elevado consumo energético», indica Amelia Pérez Zabaleta.

El 10,74% del agua residual tratada en España se reutilizó

Los indicadores de uso del agua revelan que, en general, los usuarios han realizado importantes esfuerzos para mejorar su eficiencia en el uso del agua. Las empresas redujeron su intensidad en el uso del agua en un 40% en 2000-2014; seguidas por los hogares, que disminuyeron el uso de agua por persona en más de un 20%, hasta alcanzar los 132 litros por habitante y día (2014). Por el contrario, los usuarios agrícolas son los que han realizado un menor esfuerzo ya que los datos de 2000 y 2014 son prácticamente iguales.

Los indicadores de saneamiento y reutilización muestran el volumen de agua residual que es tratada o depurada. En 2014, el 10,74% del agua tratada en las más de 2.000 Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) que hay en España se regeneró para su posterior reutilización en la agricultura (62%), el riego de zonas verdes (20%) o la industria (7%). La Comunidad Valenciana (59%), Murcia (50%) y Baleares (45%) son las regiones donde mayor porcentaje de agua tratada se reutilizó en 2014. «Este dato sitúa a España a la cabeza en materia de reutilización de aguas residuales ya que en Europa la media se sitúa en un 2,4%», subraya la directora de la Cátedra Aquae.

En 2013, Fundación Aquae y la UNED crearon la Cátedra AQUAE de Economía del Agua con el objetivo de realizar actividades de investigación, transferencia, divulgación, docencia e innovación sobre la Economía del Agua.