Editor de continguts

El proyecto de Resiliencia Urbana de Benidorm desarrollado por Dinapsis protagonista de las ponencias del V Congreso Ciudades Inteligentes de Madrid

El proyecto de Resiliencia Urbana desarrollado por Dinapsis, el centro de Hidraqua y el grupo Suez, para la ciudad de Benidorm ha ocupado una de las ponencias del V Congreso Ciudades Inteligentes que se ha celebrado hoy en Madrid. Este encuentro busca potenciar el intercambio de conocimiento y experiencias sobre las Ciudades y Territorios Inteligentes, con la utilización de la tecnología y la innovación como herramientas base de su desarrollo. 

 

Presentación de Dinapsis en el Congreso de Smart Cities

 

Este proyecto de resiliencia busca mejorar la estabilidad y seguridad de las ciudades a través del empleo de nuevas tecnologías que permitan a la ciudad prepararse, ser proactivos, analizar cómo hacer frente a las posibles crisis antes de que lleguen, identificar los riesgos y medidas correctivas, evaluar distintos escenarios y los fallos en cadena. En definitiva, trabajar para reunir a todos los actores necesarios y coordinarlos.

 

Su implantación en Benidorm contempla la disposición de un centro de gestión en tiempo real de resiliencia urbana para el municipio, integrado en Dinapsis Operation Lab. Esta instalación se utiliza para la coordinación territorial de los servicios e infraestructuras de Benidorm desde un punto de vista resiliente, permitiendo al municipio asegurar la continuidad de los mismos en situaciones desestabilizantes, así como optimizar su gestión en el día a día.

Jorge Ballesta, responsable de Dinapsis ha declarado que “la resiliencia no es un concepto nuevo ni moderno, sólo que actualmente Dinapsis dispone de las herramientas necesarias para desarrollarlo a través del tratamiento, análisis y coordinación del comportamiento de los sistemas o servicios urbanos frente a impactos de distinta índole”.

Así, durante la ponencia, se han expuesto las diferentes fases que se han desarrollado para la implantación de este modelo,  desde la identificación de los actores urbanos, tanto de la administración pública como de las operadoras que prestan servicios dentro del municipio, la creación de un mapa de resiliencia a través de la determinación de las interdependencias entre los servicios e infraestructuras del municipio, establecer un conjunto de variables a monitorizar en referencia a las infraestructuras consideradas más críticas y, por último, establecer un Plan de Gestión de la Resiliencia.